La libertad de las mujeres, un asunto planetario.

Heridas de África: Heridas del Mundo

Nota de Prensa

Gijón a 1 julio 2010.-

VII Edición de la Escuela Feminista Rosario Acuña, organizada por la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón,  arrancó ayer, 30 de junio. Hoy continúa su andadura con un cambio forzado por la ausencia de Thelma Ekiyor, que no ha podido asistir. Ocupará su  lugar en el programa Muthoni Wanyeki (Kenya) , ex directora de FEMNET

Programa para hoy 1 de Julio

“Los caminos: África que migra;  África histórica; movimientos políticos y feminismo africano”

Ponentes: Christine Epoluke Bombula, Paca Sauquillo, Muthoni Wanyeki y Amelia Valcárcel

10:00 Ponencia de Christine Bombula Epoluke, (RD Congo) Vicepresidenta de la Red de Mujeres Africanas Ministras y Parlamentarias REFAMP.

11:30 Pausa Café

12:00 Ponencia Paca Sauquillo. Presidenta de la Ong Movimiento por la Paz y el Desarme .

17:00 Ponencia Muthoni Wanyeki (Kenya) , ex directora de FEMNET.

La solución a  problemas globales reside  en movimientos colectivos más que individuales. Con este planteamiento de base arrancaba ayer dia 30 de junio en el Salón de Actos del Antiguo Instituo  gijonés, la primera jornada del la Escuela Feminista Rosario de Acuña , cuyo programación se dedica en este VII edición a la situación de los millones de mujeres y niñas que habitan África.

Un territorio dónde Europa cabe cuatro veces, del que todavía  tenemos un conocimiento sólo aproximado y cuyos recursos naturales lo continúan situando en el punto de mira del mundo entero. Así países poco interesados en los derechos humanos como China están haciendo grandes negocios  a cambio de divisas y especies, como el envío de médicos y medicinas no siempre en buenas condiciones.

2010 es el año en el que 17, de los 54 países africanos, cumplen 50 años de Independencia, Pero también es el año en el que más de 1000 mujeres  mueren a diario por violencia de género, y una de cada tres sufre prácticas nefastas,  cómo la esterilización forzosa, la tortura sexual o la ablación. De la que existen tres tipos, desde el amputación del clítoris a la de los labios mayores  y menores, la infibulación. Y cuyas consecuencias directas, además de la incapacidad para experimentar orgasmos, son la fístula obstetrica y la imposibilidad de dilatar en el parto. Motivo este por el que muchas mujeres no llegan a ver nacer a sus bebés. En los últimos años, la mutilación genital ha experimentado en algunos países como Egipto, un serio rebrote, alcanzando en la actualidad al 90% de la población femenina, normalmente niñas. También son utilizadas como blanco en primera línea de batalla en numerosos y persistentes conflictos bélicos , como es el del Congo.

“Los tratados no son suficientes, y como distintos informes del ACNUR estan  señalando, no basta con dar algo de comer a las mujeres, hay que cambiar las mentalidades y en África la sicología es un lujo” explicó Diakhoumba Gassama, Coordinadora del Programa del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer UNIFEM. Para quien queda mucho por hacer pero también hay buenas noticias, como la criminalización de  la ablación en Burkina Fasso, la participación de las mujeres en los procesos de paz, o el papel de las redes sociales. Herramienta, no capaz de impedir pero si de visibilizar hechos como los sucedidos en Guinea Conakry hace apenas dos meses,  cuando un grupo  de  mujeres fueron violadas por militares “en reunión”, (varias veces cada una), a plena luz del día con total impunidad. Las imágenes que alguien pudo grabar por móvil llegaron a través de internet  hasta la ONU. “No hubo muchas acciones pero si un informe que molestó al gobierno responsable” añadió.

A pesar de los distintos indicadores económicos y educativos, notablemente inferiores en el África Occidental y Central respecto  de la Austral, las diferencias entre las respectivas tasas de fertilidad son escasas. Lo que para Alicia Miyares, Doctora en Filosofía y asesora del  Gabinete de Vicepresidencia del Gobierno, revela una compleja realidad que en parte se explica por la distinta permisividad de las religiones predominantes (Islamismo, Catolicismo y Politeísmo) hacia usos como la citada ablación. Pero también por la escasa pero imprescinble masa crítica para provocar cambios. Sólo en aquellos países en los que  la alfabetización supera el 75% la tasa de fertilidad desciende la 3,7. Cuyas tasas son en muchos casos poco fiables, según ha podido constatar la propia Alica.

El mapa moral  africano, definido por la constante fuga de cerebros,  la intervención de las potencias europeas en la instauración y mantenimiento de regímenes tiránicos y la desmedida corrupción de las élites, fue dibujado en su conferencia vesperpetina por Amelia Valcarcel. Doctora en Filosofía Moral  y Política de la U.N.E.D para quien la virilidad siempre ha implicado violencia hacia las mujeres y se ha rebelado incapaz de organizar con equidad una sociedad. “La libertad de las mujeres” señaló,  “es un asunto planetario que sólo puede  florecer en condiciones bienestar social. Una dulce experiencia cuya ausencia no debe ser justificada por la multiculturaldad”.

Anuncios

Acerca de Monicando

Periodista y bailaraina. Todo lo demás es relativo :-)
Esta entrada fue publicada en ablación, activismo, compromiso político, debate, fístula obstetrica, filosofía, infibulación, participación, Poder y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s